LOGO_SEMELOGO_SEME   LOGO_SEME    

SERVICIO AVERÍAS 24H

Open/Close Menu Desarrollos eléctricos
LOGO_SEMELOGO_SEME
LOGO_SEME

Seguramente habrás oído hablar de este término en algún momento, del mantenimiento predictivo dentro de un proceso productivo. Pero, ¿sabes de qué se trata? ¿Conoces de su importancia dentro del sistema de la empresa?

En este artículo vamos a mostrarte la importancia del mantenimiento predictivo para arrojar algo de luz sobre el tema.

El mantenimiento predictivo es muy importante en los centros de transformación; sin embargo puede emplearse en cualquier sector, empresa o sistema productivo.

¿Qué es realmente el mantenimiento predictivo?

El mantenimiento predictivo consiste en la evaluación del estado de la maquinaria empleada en el proceso productivo de una empresa. El objetivo consiste en la detección de posibles fallos o defectos a través de técnicas y acciones que revisen periódicamente las instalaciones.

Con esta técnica se consigue mantener en el proceso de producción un nivel óptimo gracias a las revisiones periódicas de los equipos.

El rasgo más característico de esta forma de mantenimiento es sin duda que las instalaciones se revisan antes incluso de que hayan dado un fallo. A veces, incluso en máquinas que nunca han sufrido una avería.

Es por ello que esta técnica toma el nombre de “predictivo”, ya que se adelanta a lo que puede ocurrir para evitar males mayores y lograr que todo funcione correctamente en todo momento.

La importancia del mantenimiento predictivo dentro de la empresa

Podemos entonces comprender la importancia del mantenimiento predictivo si pensamos en el ahorro financiero que conseguimos al evitar posibles paros en el proceso o fallos mayores.

Si todo el equipo funciona correctamente, el proceso no se detendrá. Los productos se formarán siempre con la misma calidad deseada y por lo tanto, generaremos más beneficios al ahorrarnos costes evidentes de mantenimiento.

Ventajas:

  • Se consigue una mayor vida útil de la maquinaria.
  • La fiabilidad total del proceso productivo se ve aumentado.
  • Conseguimos ahorrar costes de producción gracias a evitar posibles paros de emergencia o paradas que no estaban planificadas.
  • Disminuye la frecuencia de intervenciones al año por parte del equipo y las instalaciones. Al revisarse periódicamente, no darán fallos que arreglar.
  • También supone una disminución en el propio proceso de producción, al reducirse el uso de repuestos por posibles errores.
  • El mantenimiento predictivo permite mejorar aspectos tan importantes como a seguridad y la reducción de accidentes en la empresa.
  • Antes de que se produzca un fallo mayor, conseguimos monitorizar aquellos posibles fallos menores que derivarían en algo peor de no ser atajados a tiempo.
  • Todo esto conlleva a una mayor confianza en el proceso productivo, por lo que conseguiremos reducir los costes derivados de los riesgos por parte de la compañía aseguradora.

¿Cómo se implementa el mantenimiento predictivo?

El primer paso para implementar un mantenimiento predictivo es analizar y localizar las variables que pueden acortar la vida útil de un componente o una máquina.

El siguiente paso consiste en monitorizar el momento en el que un elemento falla, al ser expuesto a esas variables analizadas anteriormente. Con esto se consigue saber el momento exacto en que un elemento puede fallar, si sufre las consecuencias de dicha variable dañina.

Los datos que se arrojan deben interpretarse de la siguiente manera: Si un elemento falla al ser expuesto a un elemento externo a la 10ª vez, entonces deberemos reemplazar o sustituir ese elemento por uno nuevo, antes de que empiece a fallar a la 9ª o 8ª vez. Con ello conseguiremos que no nunca se dé ese fallo o que el elemento deba ser reajustado o arreglado.

mantenimiento

*¿Sabes en que se diferencia el mantenimiento predictivo del preventivo y del correctivo? Haz clic en los enlaces, para descubrirlo.

centro de transformacion

En todos los centros de transformación de energía se trabaja por y para el suministro de energía a las personas. Sin embargo, la energía hay que contenerla de manera adecuada para que no cause daños a la sociedad.

En este artículo vamos a arrojar un poco de luz sobre los posibles riesgos que entrañan las instalaciones eléctricas. Todo ello con el fin de prevenirlos y educar en materia de seguridad para prevenir daños innecesarios.

Los riesgos eléctricos

El riesgo eléctrico consiste en la posibilidad de que la corriente eléctrica pase por el cuerpo humano. Esta corriente puede acarrear graves daños en la salud de las personas. La gravedad del daño va estar determinado por la intensidad de la corriente eléctrica con la que hayamos estado en contacto.

Estas son las consecuencias respecto a la intensidad de la corriente:

Cuando la intensidad oscila entre los 0,5 y 1,6 mA la sensación de corriente es muy débil.

Cuando se trata de 10 a 25 mA podemos hablar de consecuencias como la contracción muscular o tetanización, que es a lo que comúnmente se denomina “quedarse pegado”.

Si la corriente eléctrica comprende los 25 – 75 mA podemos hablar de daños que afectan al sistema respiratorio, produciéndose una posible parálisis.

Si se encuentra entre los 70 y los 100 mA los daños pueden acarrear una fibrilación cardíaca irreversible.

Por encima de los 4 A se producen paros cardíacos y quemaduras graves.

Otros de los efectos por corriente eléctrica son: fibrilación ventricular, paro respiratorio y asfixia, quemaduras internas y electrolisis de la sangre en corriente continua.

Contacto directo

Entramos en contacto directo cuando tocamos con el cuerpo los elementos conductores de la electricidad que están en tensión. Un ejemplo son los cables de alta tensión que podemos ver por las calles.

Contacto indirecto

Por otro lado, si tocamos elementos conductores que normalmente no deberían estar en tensión, podemos hablar de contacto indirecto. Por ejemplo, tocar una lavadora y entrar en contacto con la corriente por una falta de prevención eléctrica en las instalaciones.

Es importante respetar las distancias de seguridad ante estos elementos puesto que debemos aprender que no es necesario entrar en contacto con el elemento. Basta con que estemos lo suficientemente cerca para que nos pase la corriente.

Siempre debemos disponer de los elementos de protección a la hora de manipular elementos que funcionen con electricidad.

Riesgos en obras civiles

Cuando trabajamos en obras que están en constante contacto con elementos eléctricos, debemos mantener las distancias de seguridad. Tampoco se nos pueden olvidar los elementos de protección individual (EPIs) cuando realizamos este tipo de trabajos.

Algunas obras en las que hay que prestar especial atención son las siguientes:

  • Viaductos cruzados por líneas aéreas.
  • Operaciones con grúas, camiones o retroexcavadoras.
  • Montaje de elementos auxiliares o andamios en las proximidades a líneas aéreas.
  • En la construcción de carreteras altas cercanas a líneas aéreas.
  • En las excavaciones de zanjas por una posible instalación eléctrica subterránea.

¿Cuáles son entonces las distancias de seguridad?

Todo depende de los kilovoltios (kV) de potencial eléctrico ante los que nos expongamos:

  • Con menos de66 kV la distancia de seguridad es de 3 metros.
  • Con más de 66 kV la distancia de seguridad es de 5 metros.
  • Con más de 220 kV la distancia de seguridad es de 7 metros.

Es importante seguir estas recomendaciones puesto que ya hemos visto que los daños pueden ser irreversibles.

La seguridad de las personas es lo primero y como centro de transformación nos dedicamos a ofrecer toda la información necesaria para evitar los perjuicios derivados de las corrientes eléctricas.

Tener suministro eléctrico en nuestras casas supone un complejo entramado de cables, transformadores y tomas de corriente. Para poder tener luz en las viviendas, previamente la energía ha debido de salir de las central eléctrica y ser repartida por la red en alta tensión para poder llegar a todos los puntos con la misma intensidad. En los centros de transformación, esta energía que recorre un largo camino es transformada en baja o media tensión (según convenga).

En muchas ocasiones los vemos y no sabemos diferenciar muy bien lo que son. Están repartidos por la ciudad, pasando desapercibidos y son realmente importantes; de hecho tienen un servicio de averías eléctricas de 24 horas, los trescientos sesenta y cinco días del año.

Los centros de transformacion no suelen fallar, ya que los ingenieros y técnicos los que se encargan de realizar los mantenimientos oportunos en las fechas indicadas según la normativa; es de fundamental importancia que sea así, ya que de ellos depende que haya suministro eléctrico y no nos podemos exponer a una avería por falta de mantenimiento.
En aquellos lugares en los que se necesita un apoyo de energía, suelen estar colocados algunos de estos centros; es fácil verlos en los postes eléctricos, en las zonas donde no hay mucha actividad humana como en las carreteras que necesitan un alumbrado extra, también en las zonas rurales en las que la electricidad no es llevada por la falta de viviendas y acaba siendo contratada por los inquilinos de las nuevas edificaciones. Es entonces cuando se instala un de estos centros, encargados de transformar la energía y hacerla apta para el consumo de la viviendas.

Es sencillo distinguir estos centros ya que suelen ser pequeños habitáculos en los que cabe perfectamente una persona (el tamaño dependerá de las necesidades de cada lugar: si se necesita más desarrollo energético serán mayores que cuando se necesita menos); otros son simples cajas normalmente precintadas en las que se alberga un amasijo de cables y terminaciones, puesto dentro de una nueva caja impenetrable por las personas ajenas.

Estas subestaciones eléctricas son manipuladas solo por personal cualificado y con experiencia en el sector. Rara vez se estropean ya que el personal  realiza mantenimientos continuos con el fin de evitar a toda costa una avería que puede tener unas consecuencias económicas terribles.

Las revisiones según el reglamente deben de hacerse cada tres años pero claro estas están sujetas a unas condiciones extraordinarias ya que deben de cumplir unos requisitos. Según la edad de las instalaciones se deben de hacer las revisiones cada cierto tiempo: cada tres, cada cinco y cada diez años según convenga. Claro está, esos centros no se deterioran ya que están a cubierto, ni sufren manipulaciones indeseadas por lo que se mantienen en perfecto estado durante largos periodos de tiempo.

Rara es la ocasión en la que ha habido una avería por falta de mantenimiento en uno de estos centros de transformación, más bien son averías ocasionadas a los centros que por sus características están a la intemperie y tienen que soportar las inclemencias del tiempo como la lluvia o las rachas de viento fuertes, lo cual hace que sean revisadas con mayor brevedad.

centros de transformacion

mantenimiento electrico

Muchos centros de transformación necesitan de un mantenimiento industrial que pueda asegurar su perfecto funcionamiento y que no existan contratiempos durante cada una de las labores que realizan sus trabajadores, es decir, que no se produzcan accidentes en ningún momento.

El objetivo de este mantenimiento es reducir el impacto negativo de errores o accidentes para tener una gestión de prevención de riesgos óptima. Podemos definir el mantenimiento industrial como distintas actividades que se realizan de manera periódica permitiendo una garantía óptima del rendimiento de sus instalaciones.

Estas labores son uno de los motores de la industria eléctrica, y debe ser prioridad para todas las empresas que desean alargar la vida útil de sus centros de transformación y, así, reducir el número de fallos de las instalaciones.

Muchos son los problemas que pueden surgir en un centro de transformación si no se realizan estas revisiones: no solo en las instalaciones, sino que puede ser también peligroso para tus empleados.

Recurrir al mantenimiento es una inversión acertada y se puede ver reflejado en el uso de las herramientas cada vez más inteligentes, que son capaces de actuar en situaciones complicadas y consiguen evitar pérdidas económicas por deterioro.

Las inspecciones periódicas son muy recomendables cuando se necesita contar con una visión de futuro que ayude a organizar el mantenimiento con la suficiente antelación. Entre los beneficios de realizar este tipo de mantenimiento podemos mencionar los siguientes:

  • Previene accidentes laborales: esto asegura a cada uno de tus empleados estar protegidos en todo momento y evitar de daños fisicos.
  • Aumenta la producción eléctrica: los centros de transformación en pleno funcionamiento generarán unos mejores resultados, tras realizar las inspecciones adecuadas.
  • Impide daños irreparables en las instalaciones eléctricas: si se realiza el mantenimiento con antelación, puedes evitar problemas más graves en un futuro.
  • Aumenta la vida útil de los equipos eléctricos y mejora la calidad de la actividad de manera exponencial.

Estos son algunos beneficios de un buen mantenimiento industrial, pero existen muchos más que te permitirán tener tu centro en pleno funcionamiento y sin que se te presenten problemas más graves.

Es importante contratar los servicios de profesionales como nosotros, para este tipo de mantenimiento para que realicen estas labores. En Matyse podemos ayudarte a controlar cualquier problema eléctrico que pueda surgir y siempre lo haremos de manera eficaz, ofreciéndote un servicio de calidad.

En conclusión, el mantenimiento industrial es de vital importancia para asegurar una producción eléctrica constante y sin contratiempos. Si necesitas más información contacta con nosotros.

El mercado eléctrico mueve cada día la mayor parte de la energía que se consume al día siguiente en España. Funciona desde 1998 y en él se une la oferta y la demanda para determinar el precio de la energía eléctrica.

Este precio se tiene en cuenta para el cálculo del componente energético en el recibo eléctrico, tanto para los pequeños consumidores como para las empresas o industrias.

Actualmente existen cerca de 400 compañías eléctricas en España: las pequeñas compañías dan servicio a alrededor de un millón de clientes, mientras que las otras más grandes se reparten 26 millones de clientes. Las compañías más grandes controlan la mayoría de la electricidad y del mercado eléctrico español.

Pero, ¿qué hacen estas compañías? Compran energía a diario en el mercado, para venderlo al consumidor con un margen comercial y cobrando el recibo de la luz a los clientes.

Una modalidad que está creciendo últimamente entre los consumidores de electricidad es el autoconsumo; esto se debe al abaratamiento de los precios de los paneles solares y de las baterías de almacenaje. Otro gasto que afecta a los consumidores es, cuando se producen averías de alta tensión en centrales eléctricas: este tipo de gastos también los tiene en cuenta el mercado eléctrico español, a la hora de realizar los estudios de consumo.

De todas formas, hay una disfunción previa en la regulación eléctrica, que es la presencia en la oferta eléctrica de fuentes de producción amortizadas y que tienen costes variables muy bajos.

Una alternativa, según algunas personas, es considerar la opción de utilizar electricidad hidráulica. Sin embargo el consumo eléctrico es más beneficioso para el mercado si se utilizan otros métodos de producción de electricidad. El mercado eléctrico ha asegurado que su futuro está garantizado por el consumo diario de electricidad, permitiendo que tanto las pequeñas como grandes empresas se beneficien enormemente.

En definitiva, el mercado eléctrico está sufriendo unas evoluciones muy beneficiosas para las compañías eléctricas, lo que se resumen en realizar inversiones enormes en este sector comercial. Por suerte para los que trabajan en este mundo y para los consumidores, su futuro está asegurado para muchos años.

mercado electrico

Hay personas que piensan que conseguir un consumo eficiente, un consumo casi nulo es la solución al problema de la energía que tenemos actualmente en el mundo. Son muchos los que piensan que lo mejor es tomar medidas de ahorro energetico en los edificios, en las casas, en las empresas… y esto comienza con una mejora en los sistemas de climatización, así, podremos casi sin darnos cuenta reducir considerablemente las emisiones de los gases denominados de efecto invernadero. Para que esta medida se lleve a cabo  se prevé que para el año 2020 todos los edificios tendrán un consumo de energía tan bajo que será casi nulo.

De todos es sabido que hacemos unos avances tecnológicos envidiables, que nos estamos dejando la piel para que el mundo sea un lugar mejor, pero nos falta algo muy importante y es que los sistemas que se emplean para la construcciones edificios como la iluminación, la refrigeración, la ventilación, o la calefacción sean aun más eficientes energéticamente hablando y exista un sistema de asistencia de averías eléctricas 24h. Además si conseguimos que se optimice el consumo sin escatimar en la confortabilidad, estaremos dando un paso muy importante en el mundo de los edificios sostenibles.

Una de las asignaturas pendientes de España es ser más eficientes energéticamente y esto lo conseguiremos solo uniendo las fuerzas y así lograr hacer las cosas bien de una vez por todas. No vale poner la calefacción tan alta, ni el aire acondicionado al máximo: es mejor aislar la vivienda de una manera más eficiente, así conseguiremos un ahorro mucho mejor y más duradero. La inversión inicial es posible que sea un poco más elevada pero a la larga el ahorro es considerable, tanto en energía como en dinero.

Para poder ahorra deberemos tener en cuenta varios puntos: que las casas estén aisladas térmicamente, que los electrodomésticos sean de clase A (la que menos gasta), usar energías renovales y ser capaces de no contaminar más de lo estrictamente necesario (podría interesarte este artículo).

No cabe duda de que todos estamos muy preocupados por la energía que consumimos, de hecho cada vez son más las familias que declaran que tienen pobreza energética y esto se debe a que, dados los altos precios de la energía, no pueden permitirse poner la calefacción en invierno; y es que los precios de la energía son muy elevados para el nivel de vida que llevan muchas personas que pasan apuros económicos.

ahorro energetico

La energía sostenible es el futuro: poder encontrar una fuente de energía inagotable y que no conlleve un precio muy elevado, una energía que no contamine y que sea pura, una energía que no acabe con el planeta, ¿una utopía?

Posiblemente pero siempre nos quedará la esperanza de que algo así ocurra, el sueño de que en algún momento se descubra el Santo Grial de la energía y podamos disfrutar de sus ventajas.
Pero, mientras esto ocurre, no nos queda más remedio que seguir algunas pautas para no gastar demasiada energía. El ahorro energético depende de todos nosotros: seamos conscientes de lo que ocurre y seamos cautos y precavidos; ganemos la batalla a esta situación, consigamos ser autosuficientes, con edificios con eficiencia energética.

Debemos hacer lo que podamos para ayudar en este tema tan importante que nos afecta a todos, sobre todo para dejar a las futuras generaciones un lugar en el que vivir con todas las comodidades y con todos los recursos en la palma de la mano.

De la energía que se consumen España el 20% se gasta en los hogares y teniendo en cuenta que hay más de diecisiete millones de viviendas en nuestro país no es muy descabellado creer que un porcentaje tan alto de energía sea para el consumo doméstico.
Según un estudio reciente, el gasto medio por habitante es de casi mil euros, siendo la calefacción la que más energía gasta y aunque parezca mentira más del 2% de ese consumo se lo llevan los productos que se quedan en stand-by. De que la electricidad llegue a nuestros hogares, se ocupan los centros de transformación que convierten la electricidad de alta tensión en otra de baja tensión, apta para el usarla en nuestras casas, que son las que consumen una quinta parte de toda la energía que se fabrica en España.En cada vivienda hay entre veinte y veinticinco bombillas, por suerte cada vez somos más los que nos decantamos por las bombillas de bajo consumo y esto permite un ahorro considerable de energía. En una casa de tres dormitorios, dos baños, cocina y salón, en la que viven cuatro personas, el gasto medio suele ser de unos 1.000 kilovatios/hora. También tiene mucho que ver la zona en la que está situada la vivienda, llegando a haber casos en los que esta cantidad de energía se duplica por las temperaturas y por el escaso aislante de algunas casas.

También es cierto que no todos tenemos el mismo consumo medio de la electricidad en el hogar: los hay que utilizan todos los aparatos habidos y por haber, que continúan usando bombillas de las de siempre y de los que no apagan por completo ningún aparato eléctrico de casa. Otros en cambio son muy cuidadosos y procurar gastar lo justo y necesario.
En las viviendas, normalmente, lo que más electricidad gasta son los electrodomésticos, seguidos por la iluminación completa de la casa y el aire acondicionado. Los aparatos domésticos que más consumen son: la nevera, el congelador, la televisión, la lavadora, la secadora y el lavavajillas.

Lejos de la creencia popular de que la tele apagada no consume energía, debemos de recalcar que una televisión apagada no emite imágenes pero sigue consumiendo ya que cuando el piloto normalmente rojo de la tv esta encendido conlleva un gasto de energía totalmente innecesario. Por supuesto también conllevan un gasto de energía los relojes digitales que no desenchufamos nunca. Si nos quitáramos de todos esos pequeños agujeros por los que se nos escapan los kilovatios, si consiguiéramos evitar que los aparatos se quedaran encendidos y apagar las luces de las habitaciones en las que no estamos, conseguiríamos ahorrar hasta un tres por ciento de consumo medio al año de la electricidad en el hogar, que no es poco.

En España se malgasta mucha energía. Sin embargo, son muchos los que ya están aprendiendo a ahorrar energía (por ejemplo a través de las bombillas de bajo consumos que mencionamos antes). Y es que si consideramos que los 17 millones de viviendas que hay en España, podrían ahorrar hasta un tres por ciento al año de energía eléctrica, todos nos beneficiaríamos de las ventajas que derivan de este pequeño esfuerzo.

consumo medio de la electricidad en el hogar

Los centros de transformación son instalaciones eléctricas, las cuales reciben la energía en alta o media tensión procesándola y entregándola en media o baja, para que la misma pueda ser utilizada por los usuarios.

Si no existieran dichos centros tendríamos un grave problema, pues todo, o casi todo lo que hoy en día utilizamos, funciona con energía eléctrica, tanto en el hogar, como en las calles, establecimientos, etc…

Importantes, para que todo funcione correctamente, son también los transformadores. En las subestaciones eléctricas puede haber uno o más transformadores: dependerá un poco de la potencia total del centro.

Además, en la red eléctrica podemos destacar otro aspecto muy importante: las llamadas celdas.

Hay diferentes tipos de celdas: las llamadas celdas de medida, las celdas de línea, las celdas de entrada, las celdas de protección , las celdas de seccionamiento, las celdas de remonte  y por último las celdas de transformación.

Cada una de ellas tiene una función específica dentro de la red eléctrica y han de estar todas interconectadas entre sí para un excelente funcionamiento de la red.

Otro de los aspectos importantes a destacar es el cuadro de la baja tensión el cual es el punto de partida de las líneas que están protegidas por fusibles cortocircuitos, las cuales alimentan a las cajas generales de protección.

Una estación transformadora de distribución está constituida por la red de reparto, que, partiendo de las subestaciones de transformación, reparte la energía, normalmente mediante anillos que rodean los grandes centros de consumo, hasta llegar a las estaciones transformadoras de distribución.

Hay diferentes tipos de centros de transformación. Dependiendo de la misión a desempeñar y la función que tengan en una determinada red eléctrica, podemos determinar los centros de transformación de alimentación, de propiedad, emplazamiento, acometida y obra civil.

Los centros de transformación de alimentación pueden ser en punta, de anillo o de paso, dependiendo de la situación de los mismos.

En cuanto a la propiedad pueden ser propiedad de empresas o del cliente: esto determinará el acceso limitado dependiendo de los usuarios.

Según el emplazamiento tenemos centros que están al aire libre o aéreos, en el interior, en la superficie o enterrados, al igual que las acometidas de los mismos que pueden ser aéreas o subterráneas. Las aéreas se alimentarían a través de una línea eléctrica de alta tensión aérea; en cuanto a la subterránea, estas acometidas suelen estar en el subsuelo de las grandes ciudades.

Sin embargo, al final los emplazamientos y acometidas serán todas subterráneas, tanto por la seguridad como por la apariencia.

Por último los centros de obra civil pueden ser convencionales, de compacto semienterrado, prefabricados, compactos de superficie, prefabricados de superficie, de maniobra o prefabricados subterráneos.

Hay que tener claro que hay que mantener los centros de transformación, puesto que dada la funcionalidad de estos, una pequeña avería puede paralizar el suministro de electricidad.

Por eso mismo hay que mantenerlo, y ¿Qué mejor que hacerlo con Matyse?

centros de transformacion

Las instalaciones eléctricas de los edificios deben de ser revisadas cada cierto tiempo para asegurarse de que todo esté bien.

Para que se realicen las revisiones periódicas se crearon los planes de mantenimiento correctivo y también los planes preventivos. El mantenimiento correctivo de las instalaciones eléctricas consiste en realizar intervenciones periódicas programadas con el fin de evitar y disminuir la cantidad de fallos que puedan sufrir las instalaciones eléctricas y asegurando la protección de las instalaciones y de los trabajadores. Estos mantenimientos deben de ser realizados por personal cualificado y competente, asignado para desempeñar ese trabajo.

Los trabajos que se realizan suelen ser sobre todo de limpieza, y se suelen hacer cada dos años, a no ser que haya algún fallo o incidencia y se adelanten a la periodicidad que más convenga. En los tableros de corriente se ajustan los tornillos, se verifican las partes activas expuestas, y también la presencia y el estado de la señalización de registro eléctrico; también se asegura la conexión de puesta a tierra.

El cableado de la instalación eléctrica también necesita de dicho mantenimiento por lo que se verifica el estado y la existencia de canalizaciones y accesorios, se controla el desgaste ocasionado en los cables, se verifican los bornes de conexión, se registra la carga de cada línea para verificar el dimensionamiento y uso eficiente de la instalación. También se debe de hacer un ajuste de las luminarias, así se ajustan los focos, se controla la sujeción de los tubos fluorescentes y se hace un desarmado para la limpieza y el ajuste general.

El mantenimiento preventivo se efectúa con la intención de reducir la probabilidad de fallo en las instalaciones; hoy en día, casi todo se realiza con herramientas informáticas. Un buen mantenimiento tiene en cuenta los siguientes pasos: lo primero es aumentar la fiabilidad de los equipos, luego aumentar la duración de la vida eficaz de las instalaciones, ordenar de manera meticulosa las revisiones y las pruebas, facilitar la gestión de existencias, garantizar la seguridad, reducir de manera progresiva las averías, etc. 

La puesta en marcha de un plan de mantenimiento de este tipo permitirá que siempre se tenga la documentación técnica, además de conocer la maquinaria y la manipulación, los históricos de funcionamiento y los análisis técnicos de todo el equipo. Todo esto se hace para mantener a salvo las instalaciones eléctricas de los edificios y de las comunidades.

electricidad hogar

Sin embargo, en los edificios se vive con unas normas para que todo vaya sobre ruedas: la revisión de los extintores, las revisiones de los ascensores, la reparación de las averías que puedan ir surgiendo y sobre todo un plan de mantenimiento correctivo de las instalaciones eléctricas y otro preventivo para evitar averías y situaciones peligrosas.

A su vez, un programa de mantenimiento de instalaciones eléctricas debe de contar con un pararrayos, una red conductora y una arqueta de conexión. Todo esto se aplicará tanto a los edificios, como a las viviendas, como a los locales ya sean comerciales o para uso particular. ¡La seguridad ante todo!

Un buen mantenimiento correctivo conseguirá que no haya altercados de ningún tipo en los edificios, consiguiendo así que todo funcione correctamente siempre, con las medidas adecuadas y las medidas preventivas necesarias para que su vivienda o negocio cumpla con las normativas y con las expectativas volcadas en el edificio. Para que todo funcione correctamente se deben de tener en cuenta todos los puntos redactados en un plan de mantenimiento, tanto en el correctivo como en el preventivo.

Todos los hogares españoles pecan de un malgasto energético considerable: en todas las viviendas se gasta más energía de la que se consume. Son muchos los electrodomésticos que se quedan en suspensión en lugar de apagados y esto supone un incremento en la factura de un 2%.  El coste de la electricidad conlleva un gran desembolso en las familias españolas.

Los electrodomésticos que más potencia necesitan son la calefacción, el lavavajillas el horno, la cocina vitrocerámica y el aire acondicionado; estos consumen una potencia de más de 2KW cada uno, seguidos por el microondas con una potencias de 1,5 KW, el frigorífico con unos 0,8KW y el televisor unos 0,4 KW. Estas medidas de la potencia son orientativas, todo dependerá de los años que tenga cada electrodoméstico. Evidentemente un electrodoméstico más viejo consumirá más que uno de este año o el anterior.

Los consumidores son los encargados de negociar con la compañía de suministro eléctrico la potencia que necesitan contratar para su vivienda. Pero ¿cuál es la potencia de  los electrodomesticos?

Dependiendo de los metros cuadrados y de la cantidad de electrodomésticos que se tengan, la potencia elegida será una u otra, dependiendo de las necesidades del usuario. Si no sabes la potencia que tienes o piensas que necesitas más, porque al encender juntas la lavadora, la plancha y la vitrocerámica saltan los plomos, debes de ponerte en contacto con el asesoramiento técnico de la empresa que suministra la electricidad a tu domicilio.

Una manera de abaratar la factura eléctrica es bajando la potencia. Si no necesitas tanta potencia lo mejor es bajarla ya que descenderá el precio de la factura considerablemente.
Tener menos potencia de la que necesitas suponen un verdadero problema ya que no podrás encender simultáneamente dos o tres electrodomésticos: si la potencia no es la adecuada, no ahorraras más solo tardarás más en hacer las tareas. Si la potencia es la adecuad la factura de la luz será la adecuada a las necesidades de tu hogar (mira también este artículo).

Hay modos de abaratar las facturas y que el consumo eléctrico sea inferior. Es importante que todos los electrodomésticos que no estén en uso estén apagados y no en situación de reposo: esto gasta, poco pero gasta.

Dejar un cargador de teléfono siempre enchufado aunque no esté conectado a un teléfono, gasta. Es un gasto fantasma, porque no se ve. No nos damos cuenta de que está ahí, pero está, y quizás en la factura de un mes no lo notas, pero en el cálculo de consumo anual de tu vivienda tendrás que tenerlo en cuenta.

No todos los hogares necesitan la misma potencia ni todas las casas consumen lo mismo: no es lo mismo contar con una calefacción eléctrica que con una de gas, no es lo mismo que haya cuatro televisores en la vivienda que uno solo, no es igual pasar la aspiradora a diario que barrer y, sobretodo, no es lo  mismo que en una vivienda haya cuatro personas que dos.

Todos los gastos se pueden abaratar; podemos gastar menos en todo solo debemos adaptar nuestras costumbres a unas más sostenible y aprender a apagar las luces cuando no estamos en esa habitación, a darnos  duchas más cortas y a ponernos un jersey en lugar de estar en manga corta en pleno enero.

potencia electrodomesticos

Entender cómo funcionan los circuitos eléctricos de las viviendas es algo complejo para las personas que no entendemos nada de electrónica, por esto creo que los profesionales de Matyse somos los más adecuado para explicarte como funcionan.

La electricidad es un servicio de primera necesidad en una vivienda. Antes se vivía sin ella y no pasaba nada, ahora nos aterra la idea de no tenerla y a lo mejor no por comodidad sino por la gran cantidad de productos que se nos estropearían de perder la corriente, como el contenido de las neveras y los congeladores. Por eso es importante que la instalación eléctrica de tu vivienda este en perfecto estado y para comprobarlo es importante tener nociones básicas de electricidad o tener un amigo electricista (saber más).

Para poder hacer una instalación eléctrica es importante seguir un orden. Lo primero será saber cómo va a ir la instalación para ello haremos un croquis del esquema de los circuito electricos viviendas, de este modo sabremos donde va a ir cada enchufe y cada toma de corriente, dibujaremos con distintos colores los cables que van a ir a cada lugar, es decir, los que van a ser por ejemplo los de las mesitas de noche (y van a llevar una tensión menor de un color), los que van a soportar los radiadores eléctricos con otro tono y los de la cocina que aguantaran los grandes electrodomésticos en otro color, así diferenciaremos el voltaje de cada enchufe.

circuitos electricos viviendas

Todos estos cables acabaran en un cuadro de mando y protección, esta suele estar a la entrada de las viviendas o en el sótano. Es esa cajita en la que encontramos interruptores que en la mayoría de las veces no sabemos que conecta o desconecta.
En esta caja encontraremos el interruptor general automático que es el que protege los circuitos, también está el interruptor diferencial que es el encargado de desconectar la instalación cuando hay algún fallo o sobrecarga y los pequeños interruptores automáticos, estos controlan la iluminación, las tomas de corriente, cada uno ira con unos electrodomésticos como por ejemplo la vitrocerámica y el horno, los apagaremos del todo cuando bajemos este botón.

Si estas arreglando la conexión eléctrica de tu casa o simplemente la estas comprobando por si necesita alguna reparación, te será de mucha ayuda saber que los cables suelen ser rígidos y que van cubiertos de un aislamiento de colores para facilitar su distinción; de este modo el cable amarillo y verde siempre será el conductor de tierra, el azul será el neutro y el marrón, negro o gris será el conductor fase: todas las tomas de corriente se conectan al conductor, al neutro y al de toma de tierra.

Si tenemos que colocar algún interruptor nuevo lo haremos a ciento diez centímetros del suelo y los enchufes a unos treinta centímetros. Así todos los enchufes e interruptores tendrán una simetría, a no ser que sea una habitación especial.

Los dormitorios son los que más enchufes e interruptores llevan ya que suelen tener uno a cada lado de la cama y uno doble en la entrada de la habitación; en los tramos de escaleras también habrá uno arriba y uno abajo  y en los pasillos uno en cada extremo es lo más lógico y lo más útil.

Dentro de los planes de mantenimiento en los sistemas eléctricos de cualquier instalación, existen varios destinados a funciones específicas que contribuyan a que este sistema trabaje correctamente. Y uno de ellos es el preventivo, que, como su propio nombre indica, está diseñado para evitar fallos en el sistema que puedan derivar en cese de su funcionamiento, y por ende, represente un mal mayor.

A diferencia del mantenimiento correctivo, que trabaja cuando ya existe un cese del funcionamiento del sistema eléctrico porque dejó de funcionar y sus componentes están dañados, el plan preventivo está destinado a la conservación de equipos o instalaciones. Mediante la revisión periódica de los mismos a través de un plan programado de fechas, se realiza la inspección y reparación, si procede, de aquellos puntos del sistema eléctrico que garantizan su funcionamiento y su fiabilidad.

El objetivo claro del mantenimiento preventivo es minimizar o evitar el impacto de los fallos del equipo, atajando las incidencias que pudieran derivarse de ocurrir durante el periodo entre inspecciones. En este tipo de mantenimiento se dan acciones tales como sustitución de piezas desgastadas, cambios de aceites y lubricantes y mantenimiento de la higiene general de los equipos para prevenir los fallos o evitarlos definitivamente.

A su vez, dentro del mantenimiento preventivo se puede actuar según varios criterios que se materializan en:

  • El de tipo programado, cuyo ejemplo es el que se sigue para las revisiones de los vehículos cada cierto número de kilómetros.
  • El de tipo predictivo, que suele determinarse al final de un periodo máximo de utilización, para así poder revisar y tomar las acciones adecuadas.
  • El mantenimiento preventivo de oportunidad, que es aprovechado cuando el sistema eléctrico descansa y no es necesario detener los equipos para realizar las tareas de revisión.

Con esta serie de acciones se pretende alargar la vida útil de los equipos para que las instalaciones funcionen conforme a las necesidades requeridas. Empresas de todos los sectores dependen de los sistemas eléctricos para sus actividades, y todo el funcionamiento laboral está en manos del correcto y permanente uso de ellos para que todo marche bien. De manera que parar la actividad por fallos en el sistema eléctrico, supone trastornos que finalmente se traducen en pérdidas económicas significativas.

Tanto la industria como otros sectores saben ya que las reparaciones eléctricas cuando el fallo se produce, ya no es una decisión acertada, así que prefieren disponer de mantenimientos preventivos capaces de detectar y solventar cualquier eventualidad.

mantenimiento preventivo

Cada vez se hace más frecuente, en España, el uso de energías renovables. Esto hizo que en los últimos años el precio de la energía eléctrica baje en las temporadas de mucha lluvia y viento.

Al igual que en las temporadas de mucha sequía, se puede aprovechar la energía solar, sin pero renunciar a la producción tradicional de energía eléctrica.

Para entender mejor esta relación entre meteorología y precio de la electricidad, podemos poner un ejemplo (los datos se refieren al febrero pasado). Según cuanto podemos averiguar por el artículo de El Confidencial:

“El precio medio de la electricidad en España para el primer día de febrero ha descendido hasta los 69,09 euros por megawatio/hora desde los 91,88 que registró el miércoles pasado. Esto supone una caída del 25%.” – El Confidencial –

Ahora sí, aunque en determinados períodos del año podamos contar con las fuentes de energía renovables, no podemos prescindir de las de siempre. Y si, el precio electricidad España puede verse afectado por ello, se trata siempre de un cambio pasajero, ya que al carecer las fuentes renovables, el coste de la electricidad volverá a subir.

No nos olvidemos, además, que estamos pasando por una fase de grande cambio meteorológico, por lo que el comportamiento de los agentes atmosféricos en los próximos años no podrás preverse con claridad.

Además hay que tener en cuenta otros factores. Recordaremos bien que el año pasado, seguidamente a la bajada del precio electricidad España, esto volvió a subir al presentarse una ola de frío.

Está claro que haciendo una estimación final, las perdidas en términos de costes no son tan grandes como pueden parecer.

Siempre mencionando El Confidencial:

[…] la situación meteorológica de hace un año era la contraria a la actual y los precios de la electricidad fueron mucho más bajos. El importe medio de la luz el 1 de febrero de 2016 era de 44 euros por megawatio/hora. […] Entonces hubo una demanda de electricidad un 15% inferior.

 El aumento del precio de la electricidad para los consumidores fue un duro golpe de digerir, ya que las facturas subieron de forma hiperbólica. Resulta que algunas empresas han aprovechado la oportunidad para ganar más de lo debido. Algunas de ellas fueron multadas por manipular el mercado.

precio electricidad españa

Partiendo de que una instalación eléctrica es una compleja estructura capaz de convertir la energía mecánica en energía eléctrica, el funcionamiento de las centrales eléctricas tiene que ver con el proceso de fabricación de la electricidad. La función de una instalación denominada central eléctrica es transformar energía procedente de otra fuente energética en electricidad que se usa en todas las actividades relacionadas con la vida y los consumidores.

Estas plantas se sitúan generalmente en las cercanías de fuentes de energía básicas como en las confluencias de ríos, yacimientos de carbón, parques eólicos, parques solares y plantas que extraen energía de las olas del mar, energía mareomotriz.

Hay varios tipos de centrales eléctricas y dependen de las distintas materias primas empleadas para obtener la energía eléctrica, diferenciándose en la energía potencial primaria que da origen a la transformación.

Las más comunes son las centrales hidroeléctricas y son las más rentables aunque su costo de instalación es superior a las demás, pero el rendimiento es mayor y genera mayores beneficios.

Las plantas nucleares funcionan a partir del elemento principal que es el uranio 235 que está presente en la naturaleza. Sin embargo, además de este elemento natural, las centrales nucleares trabajan con uranio 233 y plutonio 239, que junto con el anteriormente mencionado, son los tres combustibles fisionables necesarios para que esta planta funcione creando electricidad.

Las centrales geotérmicas extraen energía procedente de la tierra, del suelo y se trata de energía térmica que es poco aprovechable debido al difícil acceso al interior según los expertos.

Las plantas mareomotrices son las que utilizan la energía de las mareas procedente de mares, océanos y lagos. Y las eólicas aprovechan los vientos o corrientes de aire para generar energía eléctrica, siendo de coste elevado este tipo de instalaciones.

Las centrales solares o heliotérmicas, la energía luminosa y térmica proveniente del sol en forma de radiación electromagnética, es transformada en energía eléctrica mediante el empleo de células.

Las plantas hidrotérmicas producen la energía a través del aprovechamiento de la energía térmica de grandes extensiones de agua, emplazándose junto a mares y océanos.

Las denominadas térmicas, son centrales eléctricas que basan su funcionamiento en combustibles tales como el carbón, que es sólido, el gasoil y fuel oil procedentes de la refinación del petróleo crudo y son líquidos, y el gas natural que es gaseoso. Estas plantas tienen que estar ubicadas en la proximidad de yacimientos, refinerías o grupos industriales.

 
centrales electricas

Las instalaciones eléctricas antiguas pueden poner en riesgo la integridad de una vivienda, local o establecimiento del tipo que sea, industrial o de otra índole. El paso del tiempo influye en el desgaste de los equipos porque al estar en constante uso, requieren revisiones que a veces derivan en una reforma de la instalación.

Los expertos afirman que renovar la instalación eléctrica vivienda a los 30 años de la inicial es más que conveniente, ya que trabaja muy forzada sobre todo teniendo en cuenta que cuando era nueva no tendría la carga de uso que tiene 30 años después.

Hace esa cantidad de años, el número de aparatos y electrodomésticos que ahora se tienen funcionando no era el mismo, ni los materiales empleados entonces tienen la misma calidad ni resistencia que los actuales. Solo con estas dos certezas ya es suficiente argumento para someter a revisión una instalación muy antigua que podría ser el foco de un accidente con origen eléctrico. Este es uno de los motivos que las compañías de seguros aducen al hablar de la siniestralidad de sus clientes, en un elevado porcentaje de naturaleza eléctrica que deriva en incendio.

Los cortocircuitos que se producen por un mal funcionamiento y sobrecargas eléctricas de una instalación antigua, a la cual hay que someter por ley a una revisión periódica que detecte anormalidades de los equipos y de los materiales, están a la orden del día.

Y ya que el mantenimiento y conservación de los inmuebles corresponde a los propietarios, de ocurrir un siniestro por falta de observar la ley vigente, ni las compañías se hacen cargo de las consecuencias. Y se puede desencadenar un problema de graves proporciones para el dueño de una vivienda o local.

Los instaladores eléctricos y agentes autorizados suelen encontrarse con instalaciones muy viejas que tienen mecanismos antiguos que hacen falsos contactos, soportan secciones de hilos muy pequeños incapaces de responder a las demandas eléctricas actuales y se calientan. Pero también hay propietarios que desoyen las más elementales normas de actuación con los equipos y los adulteran para lo que creen es una ventaja favorable. Finalmente es todo lo contrario y se puede evitar solicitando una revisión y la correspondiente reforma de la instalación eléctrica o partes de la misma.

Esta medida es garantía de seguridad y tranquilidad para los inmuebles antiguos y para todas aquellas instalaciones, ya que la inspección es obligatoria periódicamente. Pero hay usuarios que no cumplen con este requisito.

Panel electrico

© 2015-2018 Matyse desarrollos eléctricos SL