El mantenimiento eléctrico es necesario para detectar errores que comienzan a producirse y que pueden ocasionar en el futuro la parada de una planta o un siniestro, afectando a personas e instalaciones. Esto permite así la disminución de los tiempos de parada, además de los siguientes beneficios:

  • 1

    Minimizar los parones imprevistos de los diferentes equipos.

  • 2

    Conseguir que los equipos funcionen de forma eficiente e ininterrumpidamente.

  • 3

    Efectuar inspecciones sistemáticas de las instalaciones para detectar cualquier desgaste o rotura.

  • 4

    Mantener permanentemente los equipos e instalaciones en estado óptimo.

  • 5

    Cometer las reparaciones de emergencia lo más pronto posible.

  • 6

    Prolongar la vida útil de los equipos e instalaciones al máximo.

  • 7

    Conservar los bienes productivos en condiciones seguras y preestablecidas de operación.

  • 8

    Gestionar el mantenimiento para que incluya los aspectos dirigidos a tratar.

  • 9

    Definir políticas de mantenimiento de seguridad y de calidad.

  • 10

    Clasificar los equipos para saber qué modelo de mantenimiento debe ser aplicable a cada equipo.

El mantenimiento eléctrico preventivo y correctivo se refiere a la realización de inspecciones rutinarias, pruebas y servicios en el equipo eléctrico, para que se puedan detectar, reducir o suprimir problemas inminentes en dichos equipos. La intención de realizar un programa de mantenimiento eléctrico preventivo en un equipo eléctrico es la de reducir el riesgo de accidentes como resultado de fallos en el sistema y equipos eléctricos, ya que un mantenimiento preventivo bien desarrollado, reduce accidentes y con ello el peligro de muertes; además, minimiza costosos parones no programados y tiempos caídos de producciones.

Sin embargo, el mantenimiento eléctrico correctivo se basa en la corrección de las averías o disparos cuando éstas se presentan, y no de forma planificada, al contrario que el mantenimiento preventivo; por ello impide el diagnostico fiable de las causas que provocan el fallo, pues se ignora si se ocasionó por mal trato, abandono, desconocimiento del manejo, desgaste natural… Como ejemplo de este tipo de mantenimiento correctivo no planificado es habitual la reparación urgente tras una avería que obligó a detener el equipo o máquina dañada.

SOLICITE INFORMACIÓN Y RECIBA RESPUESTA EN MENOS DE 24H   Enviar Solicitud

  1. 09/03/2016

    Estimados; favor de poder enviarme a mi e-mail, alguna documentación sobre políticas de mantenimiento que pueda aplicar o acondicionar a sistema eléctricos de potencia (Preferentemente a sistemas de transmisión en alta tensión), en la actualidad estamos aplicando el RCM y nos ha resultado muy bien, pero quisiera saber qué otras tendencias también se puede adicionar a esto,

    Gracias y saludos cordiales

    atte. Mauricio Soria
    Ingeniero de Subestaciones

Write a comment:

*

Your email address will not be published.